Educando a mi hijo en cuarentena


Nos han dejado caer la bomba, pues ha salido un comunicado que las clases no se reanudarán el 20 de abril como se tenía pensando, y no es que pasar tiempo con los peques esté mal, al contrario, pero es cierto también que no siempre sabemos cómo llevar el tema con ellos entre clases, tareas, actividades, juegos, comidas, atenderlos, cuidarlos, el trabajo, los deberes del hogar, responsabilidades, cumplir con todo, ah y es cierto... un tiempecito para mí. ¡Vaya malabarismo!


"Tu mejor esfuerzo es suficiente para ser el/la mejor padre/madre".

Bueno, tranquilo, tranquila, ya sabes que esto no durará para siempre, pero mientras para darte una ayudadita, el día de hoy quiero darte algunos consejos sobre cómo llevar la cuarentena, el trabajo y la escuela de los niños sin morir, ni llegar a llantos en el intento. Es importante recordarnos que no todos nacemos con dotes de maestros, pero si que podemos aprendernos unos trucos para poder hacer de las sesiones de estudio algo placentero y así también poder organizar nuestros tiempos y rendir súper en todo. Entonces, lo primero y más importante es que tengas paciencia contigo y con tu hijo, ambos están aprendiendo y habrá días mejores que otros, pero siempre serán pasos adelante aunque no lo parezcan.


¿Cómo lo haremos?


1. Designar un espacio de trabajo


En otro blog, sobre consejos para que tu hijo haga la tarea (¿A tu hijo no le gusta hacer la tarea? Te doy 5 consejos que ayudarán) ya te había platicado un poco sobre esto, pero es que es importante en verdad, debe ser un espacio con buena iluminación, ventilación y con un adecuado espacio para trabajar, puede ser en el comedor pero entonces habrá que quitar posibles distracciones. Es muy importante dónde y cómo trabajamos porque nos hace entrar en un estado mental de concentración y entender que ese es el momento exclusivo para trabajar.



2. Involucrarnos lo más posible


La comunicación con el maestro o maestros de tus hijos será tu aliado para saber cómo llevar los temas, es importante que le preguntes cómo va en su aprendizaje, qué observaciones de tu hijo tiene el maestro, qué cosas ha notado que funcionan más con tu hijo y lo más importante, cómo estarán trabajando durante cuarentena, qué necesita tener, hacer, aprender y entregar, mientras más te involucres y te comuniques con sus maestros será más fácil para ti poder organizarte y ayudar a tu hijo a organizarse.



3. Ser realistas con nuestras expectativas y metas


La casa NO es la escuela, aunque hay varios padres que deciden hacer homeschool y es un concepto padrísimo, del que si gustas te platicaré más en otros blogs, debemos entender que la casa no es la escuela por lo tanto es ilógico suponer que se le va a dedicar la misma cantidad de tiempo y tendrá la misma carga de trabajo, por lo que aquí lo más importante es ser realistas y decir ¿cuánto tiempo le vamos a dedicar mi hijo y yo? Responde con sinceridad que eso te ayudará a organizar los tiempos y establecer metas para que sepan que van avanzando con los temas y tareas de la escuela, así una vez pensado esto, haremos un horario de clases y tareas, el mínimo puede ser una hora y un máximo de 4 horas con un break cada 2 horas. Yo te sugiero esos límites de tiempo porque no cansarán mentalmente a tu hijo ni a ti y así sabremos que tenemos el tiempo contado para avanzar y procuraremos concentrarnos más en terminar.



4. Disciplina y constancia, siempre es la clave


Se vale tener flojera, de pronto no seguir al pie de la letra el horario, tomar descansos de vez en cuando o saltarse la clase, pero nunca pierdas de vista las metas que has planteado, eso te motivará a ti y a tu hijo a seguir adelante con las clases y las tareas, recuérdense cuando les de flojera que solo son unas horas y después no habrá más de eso. Cada día que lo logren es un paso adelante para alcanzar esas metas.



5. Diseña un plan de trabajo


Cuando el tema esté algo pesado o el trabajo a hacer sea demasiado, elaboren un plan de trabajo dividiendo por partes el contenido o el trabajo, para no agotarnos mentalmente podemos tomar descansos de 10 minutos entre cada hora de trabajo. En caso de que ya tengamos el temario de lo que debe aprender en todo este tiempo intentemos meter 1 tema pesado por cada 2 fáciles. Siempre empecemos las sesiones con un tema fácil, así se animará y no serán tan tediosos los temas pesados, además de que iremos rompiendo paradigmas de que algo es muy difícil.



6. Mind Full para el tiempo de trabajo


Eliminemos distracciones y elijamos un horario donde nos sintamos frescos y sea poco probable que nos interrumpan. Enseñemos a nuestro hijo a concentrarse y estar totalmente involucrado en la actividad que está haciendo, para eso necesitará nuestro apoyo para que cada que se quiera distraer muy suavemente llevemos su atención de regreso al tema y al acompañarlo él sienta que efectivamente es un momento solo para poner manos a la obra. Si tu hijo es de los que se distraen mucho o no se puede estar quieto por demasiado tiempo te aconsejo trabajar en periodos cortos de 20 minutos y darle 5 minutos de plática o con juguetes que tú selecciones y que pueda tener cerca. Personalmente yo utilizo legos, yo-yo o spinner, algo de ese estilo ayudará a tu hijo a liberar un poco esa energía y poder concentrarse de nuevo.


7. Independencia = Autodidacta


Tú eres un apoyo pero no harás las actividades por él, deja que tu hijo solo haga las actividades y verás que podrá desarrollarlas sin problema, solo tienes que estar pendiente para cuando tenga dudas o haga interpretaciones incorrectas de las indicaciones. Tu hijo se hará dueño de su aprendizaje y sin querer está aprendiendo a ser autodidacta.



8. Motivación y apoyo, para mantener el ánimo


Como te decía al inicio del blog, este camino junto con tu hijo no será sencillo pero no por eso será imposible, es importante que escuches las recomendaciones o ideas de tu hijo para mejorar las sesiones y que después de terminar se premien por una sesión bien hecha relajándose y con un snack, revisen el trabajo que hicieron por ese día y den una retroalimentación positiva, podrán ir viendo cómo avanzan y eso los motivará a seguir con el plan de trabajo, reconoce sus logros y ayúdale a mejorar lo que se le dificulte.



9. El ejemplo siempre enseña más


Si aplicas estos consejos podrás tener mejores tiempos para realizar tu trabajo y que el vea tu disciplina, compromiso y concentración con tu trabajo impactará de manera positiva en tu hijo, les estás enseñando de manera indirecta cómo se trabaja y con qué responsabilidad se toma, así que cuidado cómo te ve trabajar tu hijo porque esta aprendiendo de tu ejemplo.



10. Se vale pedir ayuda


Si se te dificulta demasiado el apoyar a tu hijo con sus deberes de la escuela, se vale pedir ayuda y consejos a profesionales que te orienten sobre cómo manejar tu situación en específico.


A veces pasa que por desesperarnos y no saber cómo manejar la situación, podemos llegar a alzar la voz, desesperarnos o reprendemos a nuestro hijo por no poder asimilar el tema y ese tipo de conductas más que ayudar a tu hijo, lo pueden lastimar, por eso si necesitas más orientación no dudes en pedirla, vale más decir - necesito ayuda - que agregarle más estrés a toda la situación.



"Lo que hagas hoy por tu hijo, le dará frutos para toda la vida".

Espero que te haya gustado el Blog del día de hoy, si tienes dudas, preguntas o comentarios me los puedes dejar aquí abajo o buscarme en mi página de Facebook Valeria Segura Psicología , estamos haciendo Live todos los miércoles, profundizando más sobre los temas que aquí platicamos. Te mando un abrazo virtual y nos leemos la próxima.